EL PROFUNDO VALOR DEL ERROR

EL PROFUNDO VALOR DEL ERROR

El Error, representa no solamente una extraordinaria forma de evaluar lo que aún no sabemos hacer acertadamente, sino también, una maravillosa oportunidad para aprender a hacerlo correctamente. El Error, siempre está asociado al pasado, lo cual significa que, aprender de los errores, es lo mismo que aprender del pasado, y aprender del pasado es encontrar los valores para construir el futuro.

EL ERROR ES LA FORMA NATURAL DE EVALUACIÓN                                            

QUE ABRE PUERTAS A LA SABIDURÍA.

Cuando evaluamos los resultados obtenidos por los habitantes del Planeta Tierra durante los últimos doce mil años, es fácil darse cuenta, de que nuestra civilización ha cometido innumerables errores en todo sentido, no obstante, esto es normal y necesario, para poder aprender a reconocer el Orden Perfecto del Universo.

TODOS LOS ERRORES DE LA ACTUAL CIVILIZACIÓN, SON NORMALES Y NECESARIOS, PARA LLEGAR A RECONOCER EL ORDEN PERFECTO DEL UNIVERSO.

La pregunta ahora es: ¿hasta cuándo seguiremos cometiendo los mismos errores sin aprender de ellos? ¿hasta cuándo seguiremos apegados a las tradiciones y culturas sin intentar algo diferente? ¿Hasta cuándo seguiremos utilizando los mismos métodos que han demostrado tan desastrosos resultados? ¿Hasta cuándo seguiremos creyendo que el problema es de los demás? ¿Hasta cuándo seguiremos tratando de cambiar o de eliminar aquello, con lo cual no estamos de acuerdo, creyendo que esa es la causa de nuestros problemas?

LLEVAMOS DOCE MIL AÑOS COMETIENDO LOS MISMOS ERRORES

¿HABREMOS APRENDIDO?

Las anteriores preguntas, nos llevan a reflexionar sobre las causas reales de los problemas que experimentamos los habitantes del Planeta Tierra, y la respuesta parece obvia y sencilla: NOS NEGAMOS A CAMBIAR NUESTRA FORMA DE PENSAR, DE COMUNICARNOS, Y DE ACTUAR, PORQUE CREEMOS TENER LA RAZÓN, inclusive llegamos a pensar que la Divinidad está equivocada o que no existe.

Fragmento del manual Creación Divina hecha Realidad Humana, de la Escuela de Magia del Amor de Gerardo Schmedling T.

***********************************

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *