Reflexiones #3.

Las ilusiones y los sentimientos en el hombre y cómo los desenvolvéis en ese mundo de materialidad.

Vosotros comprendéis que la vida esta basada en los sentimientos que generan las diferentes actitudes y acciones  en vosotros, ahora: ¿cómo manejáis vosotros esos tejidos de emociones que  construís  diariamente, como la más perfecta capa para vuestra personalidad?, vosotros que sois los hijos amados, los hijos del amor, mirad esa capa que os cubre y pensad si hacéis honor a ese amor que incondicionalmente fluye  desde todos los puntos del universo para manteneros en ese calido abrazo de luz.

Sabéis que lo poséis todo en abundancia, la luz, el calor, el sonido de la vibración de amor y el compás que marca la esencia de la Divinidad en cada aspecto de vida. Sabéis que la Luz es el manto de prístina belleza que os mantiene abrigados de las inclemencias de vuestras experiencias humanas, sabéis que el amor os mantiene dentro de ese óvalo  de la creación para que no os salgáis del ritmo de su sonido, y vosotros los enmarcáis de acuerdo a vuestros sentires diarios, y sin embargo  os digo amados, nada de esto es suficiente para estar en la plenitud  con el Todo.  Las aves ofrecen su canto de amor al despertar el alba y redoblan su trinar en el cenit del cielo,  y para cuando la naturaleza empieza a declinar su horizonte en la frescura de la noche, ellas vuelven su canto a  la creación, dando con ello las gracias a ese maravilloso día que la vida les otorgó,  para vivir, para regocijarse en armonía con la misma.

Ahora hermanos de mi amor, os pregunto  si vosotros hacéis  lo mismo cuando os departáis del sueño de la noche, cuando tomáis descanso para comer el alimento del cuerpo en la hora del cenit  y para cuando  el ocaso os trae de regreso a vuestro hogar a compartir con los que  están  cerca de vosotros.
Vosotros no necesitáis  grandes dotes de conocimientos o técnicas para lograr más altura en vuestra espiritualidad,  sólo necesitáis disponibilidad de cuerpo y  alma, y tener ese anhelo abierto a las riquezas que vienen en los periodos de quietud de vuestros cuerpos.  Sacad el fruto  que os trae  como presente para que sigáis avanzando con obras llenas de amor  y respuestas justas para cada acontecer.

Ahora, vosotros sois responsables de lo que hagáis o dejéis de hacer, en la vida  todo esta dado para responder a estas acciones tangibles e intangibles para vuestro ojo humano, así es que de nada sirve  la inacción aparente,  igual ella misma  esta generando una respuesta, entonces cuidad de vuestros pensamientos, sentimientos que no expresáis pero que tampoco  cambiáis de dirección, pues ellos son tan poderosos como todo lo que hacéis externamente.

El cielo y la tierra nada esconden, permanece  en la sombra por un tiempo, pero en algún momento, el sol del medio día con su luz,  iluminara todo aquello que no se ha querido mostrar y dejará también al descubierto la ignorancia de su autor.
Sed sencillos como los niños, actuad como ellos, pues su vida esta regida por ese patrón de Armonía Divina,en donde no existe el doblez ni la amargura. Su vida es sólo un canto de amor y respeto a la vida.

Hoy quiero dejaros con estas palabras que saben a miel pero que también hacen eco en las profundidades de vuestras almas, trayendo recuerdos  de momentos que algunos de vosotros  habéis querido mantener escondidos porque sentís vergüenza, culpa, miedo, de esas experiencias. No temáis hermano,  por alguna razón existe el libre albedrío y por ese mismo libre albedrío podréis transformar la historia de vuestra experiencia, no escondáis vuestras debilidades, por el contrario, sacadlas a la luz de vuestra conciencia y transformadlas en el oro más fino y en lluvia de amor que germina vida.  Estáis en ese  plano de amor para descubriros y crecer y no para esconderos y ahogaros en las noches oscuras de la ignorancia.

Con el amor mas profundo, os abrazamos y os sostenemos hasta que  la luz de cada uno de vosotros sea tan grande  que podáis volar libremente como las aves en la naturaleza. La libertad, es el premio del perdón, la transformación y la humildad.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *